Defendiendo nuestra Especialidad.


Estimados Agremiados y miembros de la comunidad Odontológica: 


En cumplimiento de nuestras obligaciones profesionales, así como nuestros deberes éticos, y especialmente el compromiso adquirido tanto con nuestros agremiados como con nuestros colegas el cual expresamos en comunicado del 21 de junio de 2017, hemos realizado diversas consultas y validaciones con el propósito de esclarecer las restricciones que existen en materia de ejercicio de nuestra profesión en el campo de las especialidades. 

Como resultado de dichas consultas el pasado 6 de Julio de 2017, el Dr. Jose Fernando Arias Duarte, Director de Prestación de Servicios y Atención Primaria, del Ministerio de Protección social, se pronunció mediante el documento No 201723001289771, frente a nuestras inquietudes en relación con la aplicación de la Resolución 2003 de 2014, específicamente respecto de los requerimientos para la inscripción de los prestadores de salud y el proceso de habilitación para la prestación de los mismos, así como el ejercicio de las especialidades asociadas a nuestra profesión. Dada la relevancia del documento, consideramos de gran importancia ponerlo en su conocimiento, para lo cual usted puede acceder al texto integral en el siguiente enlace: http://www.sco.com.co/cms/files/79/211542017025407.pdf

Mediante el concepto de la referencia el Ministerio precisa entre otros los siguientes aspectos: 

1. Todos los profesionales de la salud, incluyendo los profesionales independientes deben cumplir con los requisitos de habilitación previstos en la Resolución 2003 de 2014. 

2. Los prestadores de salud deberán efectuar la autoevaluación y constatar el cumplimiento de los requisitos de habilitación, luego de lo cual, procederán con la radicación del formulario para proceder con su incorporación en el Registro Nacional de Salud. 

Sobre los aspectos declarados por el profesional de la salud, la Entidad Departamental o distrital queda facultada para programar y realizar visitas de verificación previa o reactivación que les correspondan. 

Es por ello, que un prestador de servicios de salud, no podrá ofertar ni prestar servicios de salud, sin estar previamente inscrito en el Registro de Prestadores de Salud. 

3. Respecto del ejercicio de las especialidades de las profesiones de la salud, se pronuncia el Ministerio en el sentido de precisar que las profesiones y ocupaciones de la salud se encuentran reguladas por la ley 1164 del 2007 Art. 18 y que el ejercicio de las mismas requiere acreditar el cumplimiento de una de las siguientes condiciones académicas: 

a) Título otorgado por una institución de educación superior legalmente reconocida, para el personal en salud con formación en educación superior (técnico, tecnólogo, profesional, especialización, magíster, doctorado), en los términos señalados en la Ley 30 de 1992, o la norma que la modifique adicione o sustituya. 

 b) Certificado otorgado por una institución de educación no formal, legalmente reconocida, para el personal auxiliar en el área de la salud, en los términos establecidos en la Ley 115 de 1994 y sus reglamentarios. 

c) Convalidación en el caso de títulos o certificados obtenidos en el extranjero de acuerdo a las normas vigentes. Cuando existan convenios o tratados internacionales sobre reciprocidad de estudios la convalidación se acogerá a lo estipulado en estos. 

De allí que, para el ejercicio de la especialidad de las profesionales de la salud, no bastan certificaciones de asistencia a cursos de educación no formal, sino que se debe contar con el título que acredita haber cursado satisfactoriamente programa de educación previamente avalado por el Ministerio de Educación o las Secretarias de Educación respectivas. 

Finalmente, precisa el referido concepto que la habilitación en Odontología General (Código 334), no permite el ejercicio de otro tipo de atención de mediana complejidad asociada a una especialidad, pues como ya se expuso en dicho caso el prestador del servicio de salud, debe contar con la habilitación y recurso humano especializado en el área ofertada. 

Nos permitimos ratificar la importancia que debe cobrar para nosotros como profesionales íntegros y éticos, el conocimiento y aplicación exhaustiva de las normas que regulan nuestra actuación y ejercicio, de modo tal que seamos probos y honestos con nuestros pacientes y no nos encontremos expuestos a infracciones a nuestro Código de Ética, y en general a la legislación colombiana. 

Esperamos que este documento les sea de la misma utilidad que ha sido para nosotros.